Swing Mad | Lucille La Elegante
50645
single,single-post,postid-50645,single-format-standard,edgt-core-1.1,ajax_fade,page_not_loaded,,vigor-ver-1.3, vertical_menu_with_scroll,smooth_scroll,wpb-js-composer js-comp-ver-4.5.1,vc_responsive

Lucille La Elegante

BB King Lucille

Lucille La Elegante

Hace pocos días nos abandonó B.B. King, uno de los mejores guitarristas de blues de la historia. Con él también nos ha abandonado su guitarra, Lucille, una Gibson ES335 que, entre otros méritos, será recordada por ser una de las guitarras más elegantes jamas creada. Y aunque sigue estando entre nosotros y acabará en un museo o casa de subastas, nunca volverá a ser tan elegante como cuando B.B. la hacía cantar.

Todos tenemos en la cabeza a ese interprete de voz grave y sutil punteo, siempre con traje, es difícil encontrar una foto suya en la que no lleve traje o esmokin, capaz de hacerte estremecer con un blues y en un instante ponerte a bailar con un boggie. Su característica forma de tocar, se dice que no sabía hacer acordes, le ha llevado a ser considerado uno de los grandes guitarristas de todos los tiempos.

Una de sus primeras apariciones fue en 1948 en un programa de radio de Sonny Boy Williamson, donde empezó a construirse una audiencia, que aumentaría considerablemente con un bloque de 10 minutos en la cadena de radio de Memphis WDIA. El espacio se popularizó de tal manera que aumento su duración y cambió el nombre al “Sepia Swing Club”. Desde entonces hasta el 2014 B.B. King ha tocado de manera continuada más de 200 actuaciones al año, hasta que por problemas de salud se tuvo que retirar a descansar.

Lucille es elegante por B.B. capaz de sacarle un sonido claro y nítido pero muy intenso. Es elegante por el sentimiento que transmite su cuerpo de arce cuando vibraba con cada nota que le robaban. El famoso “vibrato” de B.B. solo es posible sobre sus trastes de caoba oscurecida. Lucille, de color negro y dorado, era la acompañante perfecta de B.B. ÉL de traje o esmokin, ella con traje negro de fiesta y complementos de oro, el grave y ronco, ella nítida y suave. Juntos eran la pareja perfecta, capaces de hacer vibrar el patio de la cárcel de San Quintín o poner a cantar al presidente de los Estados Unidos en la Casablanca. Se compenetraban de tal manera que uno nunca pisaba al otro mientras se expresaban. Si B.B. cantaba, Lucille callaba, y vice versa.

Hasta tal punto era su admiración y respeto por Lucille que en la V Gala Anual del Vaticano, se la presentó al Papa Juan Pablo II.

bbk

La pareja con más estilo del Blues se conoció en Arkansas, aunque llevasen tocando juntos una temporada, en un concierto en Twist. Una pelea entre un par de asistentes provocó un incendio que acabó con la vida de ambos hombres. Todos evacuaron pero B.B. volvio a recoger su guitarra. Se enteró después de que ambos hombres se peleaban por una mujer llamada Lucille y desde ese día le dio ese nombre a su guitarra como recordatorio de que nunca hay pelearse por una mujer ni entrar en un edificio en llamas.

En 1980 el fabricante de guitarras Gibson lanzó al mercado el modelo Lucille, y la primera unidad, hecha a medida, fue obsequiada a B.B. King. Hoy en día cualquiera puede comprar una Lucille, pero la elegancia y el estilo del sonido B.B. King es irreproducible. Aunque con un traje de SwingMad te acercarías bastante, al menos para las fotos.

Lucille, B.B. se os va a echar de menos.

VISTE Y BAILA

 

spotify

 

Escrito por Alejandro López-Lara

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.